domingo, 2 de abril de 2017

De ferias y eventos de postín

Recuerdo la primera vez que entré en una feria de belleza, en Madrid, perdida entre sus pasillos y sus multitudes me embriagaba esa sensación... de no entender muy bien de que iba un evento de tal magnitud.
La realidad es que hoy, unas cuantas ferias después y tras haber podido asistir a alguna fuera de nuestras fronteras, me siento igual de perdida. Más indicaciones y la entrega de un programa a la entrada facilitaría mucho las cosas.

A nivel personal me encantan pues me permiten ver y charlar con compañeros con los que sólo coincido en este tipo de acontecimientos, gracias a estos encuentros fortuitos siempre aprendo algo nuevo y vuelvo a casa llena de energía.

Entiendo que son precisamente eso... puntos de encuentro, carísimos metros cuadrados de encuentros que podríamos encajar mejor en un resort con barra libre quizás en las costas Mexicanas (que os parece para el próximo septiembre..eh?)

De alguna manera, estas fiestas de la belleza que brillan gracias a la inestimable pasión que aportan los que organizan eventos y preparan con tanto mimo sus stands, quedan opacas ante la falta de organización y, perdonad mi osadía, la falta de valor que le damos al ofrecer entradas gratuitas.

Quizás ha llegado el momento de ser más arriesgados y cobrar entrada a cambio de algo que valga la pena pagar.
Una feria donde el profesional que busca ser sorprendido, que busca la novedad, la calidad, el probar productos nuevos o entrar en contacto con marcas nuevas salga de la feria satisfecho.

Quizás estas palabras queden en saco roto pero yo las lanzo a ver si esto de las casualidades de la vida empuja mi mensaje a los oídos que necesitan escucharlo.

He estado en ferias donde hay que pagar una buena entrada, donde el pabellón de ventas está separado de la feria para que ese efecto "mercadillo" no ensucie la imagen de los Stand de Luxe... Ferias que tienen una programación clara (que sabes lo que hay organizado en cada momento y donde...vaya!) y con diferentes actuaciones y demostraciones en mini escenarios y tambien en pasarelas gigantes...
y además al salir te regalan una bolsa llena de productos y goodies que ya hacen que el gasto se vea compensado.

En fin...
sinceramente creo que lo podemos hacer mejor!
Puede que lo que me pase sea que mis mayores me hablaron tan bien de esos eventos en sus años mozos... aquellos llenos de peluquería, glamour y lanzamientos... que la realidad quizás nunca llegue a superar al melancólico recuerdo...

Pero nunca perderé la esperanza!

A seguir creando y compartiendo!

lunes, 27 de marzo de 2017

De redes sociales y batallas de vermut. Articulo para Tocado

Lo reconozco, estoy enganchada,  tengo Facebook, pinterest, instagram, varios blogs…..
Estas nuevas tecnologías me permiten estar conectada 24 horas y comunicarme con mis seres queridos y con compañeros de toda Europa y a todas horas!

He tenido que limitar un poco mi actividad ya que en ocasiones sentía que ponía más atención a las actualizaciones que a lo que se contaba en la tertulia del café con mis amigas.

Los españoles compartimos esas ganas de cambiar el mundo entre cervezas y eso también lo hemos llevado a nuestras pequeñas ventanas al mundo y ocurre que me encuentro reflexionando en muchas ocasiones acerca de dónde están los límites, de ética, de comportamientos incorrectos, de casos de éxito en redes pero de fracasos personales y de un sin fin de nuevas batallas que combatir a la hora del vermut.

El carácter público que ofrecen las redes sociales ha cambiado la magnitud de la repercusión que obtenemos si lo comparamos a la década que hemos dejado atrás.
La notoriedad tan difícil de conseguir en el pasado ha encontrado caminos más accesibles por los que transitar.
Nuestras redes de contactos se han quintuplicado y profesionales de todos los sectores se interconectan de manera extraordinaria.
Proyectos que cobran vida y llegan a nuestras pantallas como nunca lo habían hecho.
Los beneficios de esta nueva era son indiscutibles.

Caminamos juntos construyendo nuevas formas de comunicarnos y eso conlleva también la búsqueda de nuevos protocolos y encontronazos con límites desconocidos que debemos trazar.

La libertad de expresión es un derecho fundamental del ser humano pero en el momento en que entra en conflicto con otros derechos se dibuja un límite que no debe ser traspasado.

El derecho al honor , a la protección de la propia imagen, se ve vulnerado en las ocasiones en las que amparados por nuestra libertad de expresión y sin haber visto ese límite que existe entre ambos derechos, lanzamos comentarios, compartimos fotografías de los trabajos de compañeros y comenzamos a destripar sus errores cual científico diseccionando una rana con meticulosidad.

Ocurre que la falta de empatía y el anonimato que nos amparan tras las pantallas de nuestros dispositivos electrónicos, nos inducen a la sinceridad más cruel y desalmada. Nuestras palabras jamás serían las mismas si tuviéramos a esa persona de frente.

Por ello es urgente que reflexionemos al respecto.

Necesitamos cultivar nuestra expresión escrita, nuestra comprensión lectora y sobretodo el respeto por los demás.


Me enseñaron desde muy pequeña que no debo hacer a los demás lo que no me gusta que me hagan a mí. Los años me han demostrado que el grado de tolerancia cambia según las personas y la frase se queda incompleta ya que todos somos diferentes y todos sentimos con diferentes intensidades lo que nos acontece. Es por ello que siempre debemos parar por un segundo las palabras que raudas se acercan a nuestra boca y pensar antes de permitir que produzcan un daño irreparable, porque como un sabio dijo una vez… ‘hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la piedra tirada, la palabra pronunciada y el agua pasada”




A seguir creando y compartiendo!!


jueves, 2 de marzo de 2017

Old School vs New School. Artículo para TOCADO 09/16

El patio barbero en España está que arde. 
Batallas barberas, premios por doquier al mejor barbero, a la mejor barbería… Instagram como plataforma para conseguir kiloseguidores… Nunca en la historia de la barbería de este país el oficio había gozado de tan buena salud y a pesar de ello llevo un par de años leyendo artículos que vaticinan la muerte de la barba, que el fade pasa de moda, y un sinfín de proféticas alusiones a la desintegración de algo que está aún muy vivo. El miedo de aquellos que se han quedado obsoletos y rezan por un pasado mejor, ese pasado en el que tenían a sus clientes contentos pasando la “moto al 3”, es el que dirige las palabras y acciones de este anti-movimiento.

Nunca lo tuve tan claro como ahora porque, hace unas semanas, tuve la suerte de asistir a una formación de barbería y peluquería impartida por 5ive ( sí, es su nombre, como five…5 en inglés vaya!), miembro del equipo artístico internacional de Wahl y también barbero de Craig David y Puff Daddy entre otros. Si no sabéis quienes son estos artistas, me temo que ya he pasado a formar parte de otra generación de peluquería y eso es señal de que me hago mayor! Y por ende más sabia… si es que no se consuela el que no quiere.
Todos los que asistimos, al ser formación Wahl, creímos que recibiríamos un curso de fade, hairtattoo o cualquier técnica asociada a clippers. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que lo que Wahl quiere potenciar es el uso de clippers en medidas largas y medias para desbancar el uso de la tijera, o al menos demostrar que no se necesitan.

 Cuando en la jornada se abrió la puerta a nuestras preguntas inicié un debate que los barberos holandeses no entendían, el propio 5ive tuvo dificultades para resolver mis dudas.  Sentí que mi barrera comunicativa se extendía más allá del idioma. Puse sobre la mesa el conflicto que existe cuando el barbero de “toda la vida” ataca al barbero que sólo usa clippers para cortar el cabello y alude que si eso no lo sabe hacer a peine y tijera no debería llamarse barbero, de nuevo el miedo llamando a la puerta, y viceversa. Nuevos barberos autodenominándose maestros y faltando el respeto a una generación anterior que simplemente está desactualizada pero que puede aportar muchísimo a los recién allegados.
-Creo que lo difícil es entender que el conocimiento sólo suma, en fin, sigamos!

Ellos no entendían lo que yo estaba contando, aludían a que ese conflicto es más de “peluqueros” , que los barberos disfrutan de la complicidad y el compañerismo, se ayudan y se alegran de los éxitos de los otros, y claro! Yo solo pude concluir que la gran diferencia, y razón por la que no me estaban entendiendo, es que la barbería en Holanda había desaparecido casi por completo y renació hace 5 años con fuerza y gracias al esfuerzo y el trabajo bien hecho, entre todos han dado protagonismo a la profesión y al caballero y su estilo como herramienta necesaria para conseguir el éxito. En España sin embargo,  la barbería agonizó durante décadas…pero ahí estuvo; luchando, y ahora mismo nos encontramos dos frentes en una guerra que roza lo absurdo.

Nunca olvidaré a mis profesores en el Salvador Seguí. Carmen en concreto, nos explicó muy bien que la importancia de un corte no está en la herramienta que se utiliza, sino en entender la teoría detrás de un estilo de cabello para saber dónde realizar los diferentes cortes y que técnicas utilizar en el proceso. Un día apareció con un bisturí y nos demostró que “si corta” vas a poder conseguir el mismo resultado final, nos dejó boquiabiertos y luego nos permitió probar con el bisturí para demostrarnos que lo que tienen en común tijera, navaja o clíper es que hay un filo capaz de cortar una fibra capilar.
Casi 15 años han pasado desde entonces y hoy vivimos un “a ver quien la tiene más larga” y sacamos nuestras tijeras de 7 pulgadas, de 8! De 9! Espera que saco una katana!

Hemos caído en el consumismo voraz, hay quien piensa que por tener una colección de clippers, trimmers y shavers ya convalida con 1º de oficial de barbería.
La moda de la barbería y de las barbas ha creado una iconografía que, llevada al absurdo, ha clonado barberos y los ha repartido por el territorio.

Supongo que es una consecuencia natural del éxito contemporáneo y su correspondiente fama.

Otro de los grandes temas que salieron tocaba el bolsillo de los barberos.

El hecho de que los precios en el país de los tulipanes y el queso sea más elevado para los servicios de barbería y peluquería no solo responde a un salario mínimo más alto y mayores impuestos, en realidad el coste por hora de un barbero en España hace 10 años era mayor que el de ahora, simplemente aquí supieron adecuar la mejora de la calidad del servicio al precio que se cobra al cliente. Me explico.  
Un barbero hace 10 años, permitirme este ejercicio muy generalizado,  realizaba servicios de 15 minutos a 7 euros, en ocasiones sin mucho producto, sin lavado de cabeza en su mayoría… La hora de trabajo de un barbero aportaba 28 euros casi sin coste. En la actualidad las técnicas son más elaboradas, los acabados mucho más detallistas, utilizamos más productos, toallas y servicios que han mejorado la experiencia del cliente pero el precio ha subido muy poco. El corte de media está en 12 euros, pero invertimos 30 minutos en cada cliente (en ocasiones 45), vemos que la hora ha bajado a 24 euros y con un aumento significativo del gasto por cliente.

Creo que es necesario que cada profesional realice un ejercicio muy sencillo que es calcular cuánto está facturando por hora. Seamos conscientes de que a mayor calidad de servicio es necesario un mayor precio final. Nosotros somos nuestra propia máquina de trabajo y al final nuestro desgaste no tiene piezas de reparación por lo que es casi obligatorio replantear los términos en los que estamos trabajando.

Para ir terminando, no olvidemos, Damas y Caballeros, que este momento que vivimos pertenece a una línea temporal de un oficio que lleva cientos de años acompañando al Hombre. Formamos parte de un periodo en la historia de la barbería, del pasado debemos aprender qué errores se cometieron para no zambullirnos en una pronta extinción, como rezan los temerosos. El futuro no está escrito, no hay destino sino esfuerzo y no hay futuro si el escritor es el miedo.
Tenemos la pluma en una mano firme que con pasión puede versar sobre un gremio renacido, sobre un colegio de barbería y una legislación que elimine la picardía de la cara B de este vinilo.

Ahora solo falta que entre todos seamos ese pulso, sereno, propio de francotirador, y dejemos atrás las divisiones que debilitan para unirnos y defender una profesión con profesionalidad.


Una que escribe pone su granito de arena en cada ocasión que le brindan, ¿y tú? ¿Qué puedes hacer para construir ese bonito futuro que tanto soñamos? 



miércoles, 18 de enero de 2017

Mi pequeño universo.


Recuerdo como si fuera ayer el accidente que me rompió 2 vértebras.
Recuerdo mis atropellados pensamientos y la angustia al pensar que podría perder movilidad.
8 meses de rehabilitación y de nuevo al salón de peluquería.
No aguanté ni 3 meses el ritmo.
Recuerdo la devastadora sensación. Como no podía ver más allá del problema, no podía encontrar solución.

¿Qué podía hacer de mi vida sin ser peluquera?
Mi preparación, mis estudios, mi experiencia… no tenía otra opción que la de trabajar en un salón.

Angustia, miedo, dolor, fueron momentos muy difíciles.

“Sigue nadando” la del pequeño pez azul era la única voz que podía escuchar. “Sigue nadando, nadando, nadando”
Y así lo hice.

Encontré la manera de seguir en mi pequeño universo, ya que para mí, la peluquería, no es sólo un trabajo. Es un estilo de vida.

No puedes evitar observar el cabello de la gente, su maquillaje o la falta de este, su vestuario…un conjunto que le habla a los ojos que saben escuchar.

La nuestra, la de peluqueros y barberos, es una vida de vocación y de servicio, de atención a los detalles, de cuidado y de mimo. De trabajar en tus vacaciones y cuando visitas a familiares y amigos, pues esa conexión que se produce con la persona que confía en tus manos es única y cuando se añade la familiaridad y la amistad se convierten en momentos casi mágicos.

Tenemos una de esas profesiones que ha acompañado y ha evolucionado con el ser humano desde que descubrió que, acicalado, era más atractivo y más saludable y por ello aumentaba la probabilidad de cumplir con las funciones vitales que se requiere a una especie animal.(la de reproducirse principalmente)

Hemos sufrido como profesionales momentos históricos de gloria y ocasiones en las que socialmente no hemos sido tan apoyados y bien valorados, por lo que no sólo debemos preocuparnos de manera individual por nuestra parcela dentro de esta gran industria, tenemos el deber ético de ir más allá y aportar en nuestro entorno, con nuestro trabajo y con nuestro ejemplo, acciones que permitan dibujar una mejor silueta de lo que hoy significa ser peluquero.
Me gustaría que se nos recordase por ser la generación que supo escuchar al siglo en el que vivía, la que se renovó recuperando a su vez valores que fueron devorados por una incesante evolución social.

Mi pequeño universo es este, en el que invierto mis desvelos para escribir sobre sueños y reflexiones, en el que dedico mis horas a crear un futuro diferente, un universo en el que son las personas las que me hablan y sus cabellos se entrelazan dibujando sonrisas. No se vivir sin la peluquería, sin la barbería.

Que felicidad ver a una persona satisfecha con la imagen que le devuelve el espejo, que responsabilidad educarlos para que continúen ese trabajo en casa y que miedo a que no vuelvan. ¿Dónde esta el equilibrio? Pues en el mismo sitio que el equilibrio de una relación entre dos personas que se quieren, deja que un pájaro vuele libre y que vuelva al Nido construido entre los dos. No intentes obligar a su fidelidad mas dale motivos para querer regresar.

No se trata de confeccionar una peluquería compleja que siembre el sentimiento de obligación, se trata de ofrecer algo más, que conecte con una parte de la persona y que se vincule contigo. Que encuentre algo más que color y corte entre tus manos.

Una sonrisa y un par de oídos que escuchen con atención, una mente con formación y criterio que asesore correctamente y un mimo en cómo es atendida y tratada esa persona son las mejores herramientas de las que disponemos y no cuestan dinero, cuestan voluntad y esa no se compra… se cultiva.

Yo aquí sigo, en mi ventana al mundo, en este mi pequeño universo, tramando planes y nuevos proyectos, soñando y dibujando utopías con las yemas de mis dedos.
Seguiremos remando en este vasto océano y disfrutando de los encuentros que la vida nos regala.
Me acompañas?



martes, 20 de septiembre de 2016

La decepcionante historia de siempre.

Tener un Blog como este me ha permitido emitir mi opinión en diferentes aspectos de este oficio que nos úne, la peluquería y la barbería.

He querido mostrar siempre más luces que sombras pero hoy toca cubrirse de negro y meter las manos en el fango.

Tener un Blog como este me ha permitido ser los oídos, los ojos en Internet, de quejas, denuncias, testimonios acerca de la búsqueda de trabajo como peluqueros.

No voy a poner nombres, por petición de aquellos que me han contado sus desdichadas aventuras, pero no será por ganas.  Creo que si hiciéramos públicas las empresas en las que ocurren estos despropósitos alguna Q de calidad se la arrancaban de la pared.

Me gustaría poder deciros que han sido un par de amigas quienes me han contado algunos de los ejemplos que voy a poner a continuación pero por desgracia cuento más de 10 testimonios diferentes y la cantidad de ellos que en Facebook se atreven a publicar eleva sustancialmente la cifra.

La realidad que muchos se encuentran a la hora de encontrar trabajo es desesperanzadora y hoy quiero destapar algunas de las condiciones que nadie debería aceptar y que deberían ser denunciadas.

El gremio de peluquería regula unos mínimos que no deberían ser utilizados como excusa para no mejorar las condiciones de aquellos trabajadores que se lo merecen y es un documento por el que nadie debería sentir miedo ya que es una referencia muy útil para conocer nuestros derechos y obligaciones. Que no os asusten con el convenio que no es el coco!

Jamás aceptes parte de tu sueldo en negro.
Tu nomina debe reflejar con detalle los pormenores de tu sueldo y aceptando una nomina diferente a la realidad de tu relación laboral quedas desprotegido ante cualquier accidente laboral, el finiquito también será menor y tu cotización no será real. En todos los casos eres tú  el perjudicado.

No aceptes contratos que no correspondan con tu categoría profesional.

Tu horario laboral debe ser respetado. Las horas extras están reguladas, existe incluso un máximo que un empleador no podría superar, sobretodo si hablamos de exigir cumplir con esas horas extras.

Si tu hora de salida es a las 18:00 es a las 18:00 y tu trabajo debe ser organizado para a que esa hora termines, recojas tu puesto de trabajo y te puedas ir. Cualquier hora extra debería ser remunerada. Ningún trabajador tiene la obligación de hacer más horas de las que se le pagan sin coste. Si la realidad del puesto a desempeñar requiere de un cambio de horario o contrato la empresa deberá realizar los cambios pertinentes. Nadie debe ser considerado mal trabajador o que tenga una actitud negativa por querer salir a su hora.

Que un dueño de salón haya tenido unos comienzos muy duros, con poco sueldo o con condiciones terribles no le da derecho a continuar atentando contra los derechos de los trabajadores.

Los días de prueba, hablamos de jornadas en las que una persona trabaja en un salón para demostrar su valía,  deben ser remunerados. Para ello los contratos tienen un periodo de prueba. Si un currículum y una prueba de aptitud no es suficiente el empleador tiene 3 meses para despedir a la persona que ha contratado. Ya está bien de utilizar a personas que buscan empleo para conseguir ayuda gratuita los sábados.

Creo que lo que más me entristece al escribir estas palabras es el saber que hay tantas personas trabajando por salarios míseros, con más horas extras sin pagar a sus espaldas que horas cotizadas a la seguridad social, que se enfrentan una y otra vez a la impotencia de no encontrar un empresario que haga las cosas dentro de un marco legal.


Por ello los buenos equipos en los buenos salones no tienen tanta rotación de personal, una vez que encuentras una buena empresa ya no la quieres dejar.

La fidelidad de empleados y de clientes es mayor así que quizas ha llegado la hora de pararle los pies a los empresarios que abusan y demostrarles que hay otro camino y que da resultados mucho más satisfactorios.

Y hoy os invito a levantar la mano por aquellos jefes que hacen bien las cosas y darles las gracias para que la sociedad lo sepa y reciban el apoyo que se merecen.
Quizás se conviertan entonces, en luceros que guíen en las noches oscuras.

Un abrazo y a seguir creando y compartiendo!!




martes, 6 de septiembre de 2016

2 días de formación con Wahl en Amsterdam

Vivir en holanda me ha permitido explorar nuevos límites y crecer como profesional.
Cuando llegué  con el sueño de aprender los entresijos de la barbería lo primero que me recibió  fue un bofetón de realidad.
Ser mujer y no hablar holandés me llevarían por el camino más largo, lo cual me enseñó que cuando el viaje se alarga lo mejor que podemos hacer es aprovechar cada una de las paradas en el camino y disfrutar de ello!
Han pasado 3 años y trabajar en la New York Barbershop supuso un antes y un después.
Aprendí técnicas de afeitado, desarrollé mi propio método de arreglo de barba y sobre todas las cosas..... me enamoré  de una marca; Wahl.

Empecé  usando la Super Taper, luego vino la cordless, la Magic, Beret y Beretto, Detailer, Legend...Hero...

Aprendí a sacarle partido a estas herramientas con técnicas que se alejaban de la sencillez de meter un peine y de abajo a arriba pasarlo por toda la cabeza. Parecía que ya le había pillado el truco y todo!
Pero como siempre que te acomodas... llega algo que te mueve al otro lado de la frontera de tu zona de confort

Hace unas semanas fui invitada por Wahl Netherlands a un curso impartido por 5ive, el barbero de Craig David y Puff Daddy entre otros (nostalgia noventera over 100000)...yo no daba crédito de la suerte que estaba teniendo y mi fortuna aumentó  cuando 5ive demostró  como la humildad es el mayor valor que un profesional puede ostentar.

2 días en los que creí que perfeccionaría mi técnica para conseguir un fade de 5 estrellas y en los que me encontré aprendiendo a usar las clipper en medidas medias y largas como sustitutas de las tijeras.

2 días sin tocar las tijeras!!

La estrella de la formación fue la cuchilla All in 1 que sirve tanto para la Beretto como para la Chrome  de Moser.

Con ella en un mismo movimiento cortas el largo que deseas y texturizas el cabello como si picoteases  con las tijeras.

Otra posición de la cuchilla te permite texturizar el acabado como si utilizasemos la técnica de navaja sobre peine.

Días intensos llenos de contenido y posiciones incómodas en los que disfruté  como una niña al salir de mi zona de confort y descubrir un mundo nuevo de posibilidades.


Me quedo con una reflexión de 5ive; si de 5 peluqueros solo uno corta con Clippers,  quien llamará  la atención y conseguirá nuevos clientes? Porque al fin y al cabo lo importante en un corte no es el movimiento de una tijera,el corte de una navaja o la maquina en sí... el arte de cortar el cabello se encuentra en donde se realizan esos cortes, todo lo demás son herramientas que usaremos a nuestro gusto y conveniencia.

Una franquicia en España ya hace años que se popularizó por el corte a máquina y muchos se llevaron las manos a la cabeza
Siempre que lo viejo se siente amenazado por lo nuevo... Ocurre lo mismo! y al final te das cuenta de que hay océano suficiente para todos los peces!


Aquí os dejo algunas fotos de la formación y de la All in 1. Espero que si la probáis me contéis que tal la experiencia! !

Un abrazo y a seguir creando y compartiendo!!













jueves, 11 de agosto de 2016

Lo que aprendí de perder el pelo. Areata segunda parte

La imagen personal es nuestra tarjeta de presentación al mundo, antes siquiera de pronunciar palabra nuestros gestos, indumentaria, cabello,piel y uñas,ya están hablando por nosotros.

Esa es la razón por la que tantos profesionales nos dedicamos al cuidado de la imagen personal.

Todos los detalles son importantes ya que aportan información personal a un pestañeo de distancia. Incluso cuando creemos no prestar atención a nuestro cabello ya estamos tomando una decisión que le dirá al mundo que no nos importa el cuidado de nuestro cabello.

La personalidad tiene un lado interior, el que está  configurado por nuestras creencias, valores, gustos, experiencias vitales... no se ve, podemos ocultarlo, podemos engañar al mundo e incluso a nosotros mismos pero es nuestro interior el que tarde o temprano lidera nuestra vida.
El lado externo es la expresión de aquello que llevamos dentro. La imagen que queremos, de manera consciente o inconsciente, proyectar a la sociedad.

El cabello forma una parte fundamental en nuestra imagen ya que su estado saludable les dice a nuestros congéneres que somos aptos para vivir en sociedad de una manera tan primaria como que no estamos enfermos, que no somos un peligro para la manada.

Por otra parte tenemos unas directrices sociales y culturales que cubren de estereotipos ciertos estilos,cortes de cabello y colores. Así para las mujeres ser morena te convierte en mejor candidata a esposa,peligrosa amante la mujer pelirroja y sexy rubia en apuros. Melenas largas que exaltan la feminidad y cabellos cortos que determinan un fuerte carácter.

Somos dueños de nuestra imagen personal y acompañamos muchos de los cambios que vivimos en nuestras etapas de la vida con nuevos estilos de cabello.
Pero...y que pasa cuando no has tomado la decisión?


En mi último retoque de raíz mi cabello se partió,  todos mis cabellos se partieron,a la altura del crecimiento de la raíz.

El estado del cabello era lamentable, en mi mano se quedaban los manojos de lo que horas antes era una bonita melena platina.

El shock me dejó  un nudo en la garganta que me costaba digerir pero la vida es así y a veces tienes que lidiar con momentos como este.

Así que poco tardé  en raparme el cabello por los laterales y la nuca, pero cada día  aparecían más áreas cortas por lo que no me quedó  más remedio que cortar lo poco que me quedaba de mi "feminidad".

Adopté  un estilo de corte tan masculino que no me reconocía en el espejo y mis áreas de calvicie quedaron más expuestas que nunca.

No voy a engañaros, lloré.

Era la primera vez en mi vida que me vi obligada a llevar un estilo que no había decidido y que además es totalmente incompatible con mi estilo de vestir y la imagen que quiero proyectar laboralmente.

No faltaron las palabras de ánimo y piropos de las personas que me quieren y desde luego sin ellas se hubiera hecho más duro, pero nadie podía hacer que mi cabello volviese a la longitud que me hacía sentir segura de mi misma.

Podía llorar y esconderme el resto del año que queda hasta que vuelva a mi media melena, pero decidí que un poco de maquillaje y unos turbantes me salvarían una temporada.

Y así  fue!

Gracias a los pañuelos a modo de turbantes y a las bandanas de Swanky Ladies he recuperado el control sobre mi imagen y la feminidad y el estilo que encajan con mi estilo de vida.

Perder mi melena me ha enseñado que la feminidad no está  en los centímetros del cabello, no está en su color.

Me ha enseñado que la belleza se encuentra en la seguridad con la que sales a la calle y que un buen corte de pelo no hace nada si no refleja lo que tu sientes en tu interior.

He aprendido que soy vulnerable y que en cuanto pierdo el control sobre mi imagen, todo parece que se cae en pedazos a la vez que descubres una fuerza que no sabías que se escondía en tu interior con la cual capeas hasta el peor de los temporales.

Estoy a un año de volver a tener un cabello con el que me sienta feliz y cómoda, eso no hay nadie que lo pague.

En peluquería tenemos una responsabilidad muy grande con la salud del cabello de nuestros clientes y algo como lo que he vivido...no debería vivir lo nadie.
Pero lo cierto es que una vez que pasa..pasó  y perder el tiempo lamentandome no es mi estilo.

En cuanto a la alopecia areata, sigo con Tr-10, es lo único que he notado que marca diferencia y dos de las 4 áreas ya están cubiertas al 80%, las 2 más grandes son la resistencia pero ya no me preocupo. El cabello tarde o temprano crecerá de nuevo.

Así que este es el relato de como mi melena se transformó  en un pixie! y de las ganas que tengo de que crezca deprisa!jejejeje

Me han pedido videos sobre como me pongo los pañuelos y turbantes...aun no me he animado a hacer videotutoriales  porque lo he intentado  y me siento ridícula... pero creo que ha llegado la hora de perder la poca vergüenza que me queda! que decís?

Un abrazo y a seguir creando y compartiendo! !