miércoles, 27 de mayo de 2015

El capital humano





Un término tan técnico y con tantos matices...

Cuando abrimos las puertas de nuestro negocio, con tanta ilusión, reflejando nuestros sueños en cada detalle que colocamos en el interior, transmitiendo nuestra pasión a cada paso del duro proceso, y seleccionando a nuestros compañeros en tal ardua aventura no debemos olvidar que esas personas que estamos contratando son nuestro capital humano.

La inversión monetaria que hay que realizar para iniciar nuestro proyecto tiene en el capital humano un compañero en la sombra, uno que no se puede medir en céntimos y que va más allá de lo material sin ninguna duda. Bajo mi punto de vista; la más valiosa de las inversiones.

Atrás quedaron los años donde la peluquería era una salida laboral óptima para una juventud que no sabía qué hacer, era un constante devenir de personal en los salones, quienes en ocasiones trataban a esta juventud como si de ganado se tratase. " Como tú hay cientos deseando trabajar" Aprovechando la falta de estudios y la necesidad, se ofrecían contratos basura y sueldos irrisorios con la promesa de enseñar un digno oficio que en el futuro podría abrirte la puerta a tu propio negocio.

Esa generación de profesionales de la imagen creció, aprendió desde el lavacabezas y avanzó de la más dura de las maneras.

Hoy muchos de ellos han continuado la mala praxis empresarial que aprendieron de sus maestros, otros muchos aplicaron el “no hagas lo demás lo que no te gusta que te hagan a ti” y este hecho nos deja un presente con múltiples enfoques empresariales en el sector.

En ese proceso los gobiernos modificaron los planes de estudios, ampliaron la protección de los trabajadores contra el abuso empresarial y la sociedad cambió tan rápidamente que muchos no supieron adaptarse a su realidad actual.

Siento no endulzar un tema como este, pero precisamente porque hablamos de seres humanos este tema no debe ser endulzado.

Las personas merecen un salario digno con el que cubrir sus necesidades básicas realizando un decente horario laboral, por ello se luchó tanto en el pasado y para ello disponemos de herramientas como el convenio. Por ello mi tolerancia en casos de ilegalidad profesional no existe, no la respeto, no la consiento y si puedo colaborar en su erradicación ahí me tendréis.

Esta es la razón que me ha llevado a escribir hoy, para ayudar a entender lo que el capital humano significa, para ayudar a reflexionar al que está cometiendo ilegalidades amparado por un recuerdo de una época donde las cosas eran tremendamente diferentes. 

A día de hoy el sector sufre por muchísimas y diversas causas.

El no encontrar personal adecuado es simplemente un síntoma, y no una enfermedad. Como síntoma refleja una profesión enferma, que necesita diagnóstico,  tratamiento y rehabilitación para poder lucir saludable de nuevo.

Así que si de verdad amas esta profesión, no dejes de leer, no dejes de aprender, arranca el orgullo de tu pecho y si no puedes evolucionar… pide ayuda y cambia.

En España, desconozco el número exacto a pesar de haber investigado, conviven cientos de miles de peluquerías, con diferentes conceptos, estilos y filosofías. Gracias a la libertad comercial también existen decenas de marcas de productos y opciones que abren al profesional una gran gama de servicios que ofertar entre sus clientes.

Este gran número de salones que fue creciendo sin medida en las últimas décadas se enfrenta a una realidad matemática.

Para poder explicar mi razonamiento voy a crear una ciudad ficticia, los ejemplos relatados son acercamientos a la realidad de nuestro país, obviamente estoy generalizando y es simplemente un juego imaginativo en el que os invito a participar y que considero que os ayudará a reflexionar desde otro ángulo problemas que nos sacuden cada día.


1.1  El crecimiento descontrolado del número de salones y sus consecuencias

Si en una población de 200.000 habitantes disponemos de 300 salones de peluquería/ barberías y una media de 3 tocadores por salón significa que tenemos en esta población 900 peluqueros trabajando.
El volumen de clientes de esta población que utiliza los servicios de dichos peluqueros es de 140.000 habitantes (el 70% de los españoles reconocen asistir a centros de peluquería para el cuidado de su imagen) lo que significa que repartidos equitativamente implicaría que cada peluquero de esta ciudad dispondría de unos 155 ciudadanos con los que generar los ingresos que hagan rentable su jornada.
Este volumen no cambia pero la crisis del sector en cuanto a la relación entre empresarios y trabajadores comienza a crecer y en esta población en 5 años nos encontramos con 200 nuevas peluquerías abiertas por 200 de esos 900 peluqueros de los que habíamos hablado.
Para abastecer la mano de obra nos encontramos con la parte del sector más vulnerable; los aprendices.

1.2 Los aprendices y las consecuencias de su mala educación.

En esta ciudad 2 academias de peluquería y un instituto de formación profesional preparan a los alumnos para en un futuro cercano desempeñar las funciones necesarias para obtener su primer empleo como peluquer@s.
1 academia gestiona su formación con una elevada parte práctica en la que la academia rentabiliza a cada alumno, poca formación teórica y además imparten cursos exprés de baja capacitación que crean generaciones de profesionales con baja formación y calidad técnica.
La otra academia de la ciudad invierte recursos para ofrecer una alta formación a sus estudiantes pero solo un 20% de sus alumnos terminan sus estudios con algo más que una puntuación; con vocación.
En el instituto el plan formativo gubernamental prepara a sus alumnos correctamente pero así como los cursos transcurren, el número de alumnos merma y volvemos a encontrarnos con un 20% de alumnos que finalizan sus estudios.
Tras 2 años en academias nos encontramos con esta nueva generación que una vez más vuelve a mostrar la disparidad de formación y calidad técnica que se ofertará como capital humano para esa red de 500 peluquerías que necesitan personal desesperadamente.


1.3 La frustración de los salones y su dificultad de encontrar colaboradores de calidad

Comienza entonces la búsqueda de empleo del recién salido de la academia o instituto y la imperiosa necesidad de encontrar colaboradores, por parte de los salones que han perdido personal y ganado competidores, crece proporcionalmente.
El número de alumnos resultantes no es suficiente para abastecer a todos los salones existentes.
La baja calidad de la formación de estos alumnos provoca la desafección de los empresarios que no encuentran lo que necesitan
La sensación que flota en el ambiente es que nadie quiere trabajar, pero esa sensación se debe a que un 80% de estudiantes de peluquería ha comenzado sus estudios sin vocación, en ocasiones por obligación parental, un alto porcentaje dentro de este grupo ni siquiera a finalizado sus estudios y su nivel educativo es medio/bajo; realmente no quieren trabajar como peluqueros.
El 20% restante, el vocacional y el que tiene formación de calidad encuentra rápidamente trabajo en los mejores salones de la ciudad, un pequeño porcentaje incluso inicia su propia andadura empresarial ya sea como freelance o como empresario abriendo su propio salón de peluquería.


1.4 Y el cálculo matemático llega a su final

En esta ficticia ciudad con ficticios números el cálculo ha sido realizado con los porcentajes reales sacados de estudios de mercado recientes.
En el final de esta historia nos encontramos con más de 500 salones y más de 1000 peluqueros con un mismo número de clientes potenciales, no hace falta ser un erudito para determinar que a mayor número de salones, mayor número de peluqueros y sin que el número de clientes crezca, el trozo de pastel a repartir es menor.
Si seguimos el juego hemos pasado de 155 ciudadanos por peluquero a 140.
Pero la vida no es teoría, lo sé.
En la vida real es aún más cruda la situación, ya que no todos los negocios tienen éxito y hay salones que apenas tienen clientes e ingresos.


CONCLUSIÓN PERSONAL

Quizás ha llegado el momento de sentarnos con una taza de té en la mano y revisar esta frenética historia que ha intentado reflejar las últimas décadas de la evolución de un sector que se está marchitando rápidamente.
En mi opinión el número de peluquerías por metro cuadrado de España es elevadísimo, el porcentaje de salones con baja capacitación técnica y empresarial es altísima, el número de peluqueros que ejercen ocupacionalmente es aterrador, el número de academias que no tienen ética profesional y mal forman peluqueros es excesivo y una lacra para la profesión.
Es imposible abastecer a todos los salones existentes ni con clientes ni con personal de calidad, así que va siendo hora de buscar soluciones.
Si os interesan mis propuestas podéis seguir leyendo, quizás vuestra opinión sobre mí cambie con las líneas que hoy habéis leído, en ocasiones me siento una inquisidora de la peluquería en potencia, pero lejos de querer perjudicar a nadie busco que nuestro sector en España mejore y eso, irremediablemente, pasa por un frío análisis de las posibles causas.

2.1 La mala educación

El primer foco de infección que atacaría sería la regulación de las academias.
Erradicar por completo las fábricas exprés de peluqueros mal formados.
Si no cuidamos la calidad de la formación de nuestros futuros peluqueros estaremos fomentando la perpetuación de la mala praxis y de los tópicos que los consumidores tienen tan aferrados en sus mentes sobre nosotros.
La sociedad de hoy demanda personal cualificado, educado y que tenga conocimientos más allá de la técnica.
Se deben trabajar aspectos como la presencia, la imagen, el trato al público.
Si un alumno no alcanza unos mínimos no se le debe permitir ejercer la profesión.

2.1 La mala praxis

Necesitamos inspectores del oficio que acaben con los salones que dañan irremediablemente nuestra profesión.
Salones que siguen utilizando harina y líquido de permanente para desrizar ( y si, aún los hay y de renombre que es lo peor!)
Salones que reinciden una y otra vez en la ilegalidad para con sus empleados con contratos inválidos, que no corresponden a la categoría del trabajador o que no reflejan las horas que verdaderamente trabajan.
Salones que rellenan sus productos de lavacabezas con productos de inferior calidad a la del envase.
Salones que permiten que su personal poco cualificado engañe al cliente y experimente con él nuevas técnicas o servicios recién aprendidos cobrando ese servicio con precio habitual.

2.3 La adecuación y renovación de conceptos

Necesitamos una mejora en la diferenciación del tipo de salones existentes. El sector de la restauración lo ha conseguido eficientemente, no es lo mismo comer en un bar que en un restaurante, y no es lo mismo una categoría que otra. El consumidor conoce las diferencias gracias a la labor de ese sector e iniciativas como la Estrella Michelin o la utilización de un número de tenedores para que el cliente pueda escoger más acertadamente y cubrir sus necesidades.
Quizás es hora de poner una placa que identifique los salones bajo criterios de calidad de servicio, producto y precio.

2.4 La apuesta por el aumento de la calidad y el precio

Contrariamente al pensamiento general que circula entre profesionales del sector el aumento de calidad y precio tiene múltiples ventajas.
Al aumentar el precio y mejorar el servicio podemos reducir el número de clientes diarios, mejorando nuestra calidad de vida y nuestra salud.
Apostar por un concepto personal y más exclusivo nos permite disfrutar más de la parte creativa y la falta de personal cualificado la podemos suplir con personal de apoyo.
Vuelvo a insistir en la figura de la recepcionista que tantos beneficios aporta a un salón ya que permite al peluquero rentabilizar su tiempo en el tocador.
La recesión convierte a los consumidores en buscadores de experiencias, buscan invertir mejor su dinero y eso permite a los salones exclusivos mantener e incluso aumentar su cartera de clientes.
Contribuimos a la mejora social de nuestra profesión y marcamos una brecha significativa que diferencia los salones económicos y aportamos razones de peso para que el cliente perciba las diferencias entre el personal profesional altamente cualificado y el que no lo está


Estos 4 puntos son para mí los más urgentes, así como la divulgación social de lo que un buen peluquero y un buen salón de peluquería son.

Solo os invito a bucear por internet y leer las experiencias, a veces traumáticas, de los consumidores de peluquería. Tenemos la manía de ver la paja en el ojo ajeno y protegemos nuestra imagen subconsciente no reflejandonos en malos ejemplos o fatídicos hechos. Nos falta mucha autocrítica.

Es hora de unirse por un bien común, de dar herramientas para el que se quiera reciclar, de examinar cada ciertos años  a los oficiales de peluquería y comprobar que están al nivel adecuado para seguir ejerciendo.

Nuestra profesión es preciosa, pero conlleva una responsabilidad altísima para con nuestros clientes, y hoy pagamos las consecuencias de un crecimiento totalmente descontrolado.

La economía sumergida, la falta de adaptación a los tiempos que corren, son tantos los factores que impiden evolucionar como grupo que necesitaría una vida extra para analizarlos todos.

Pero afortunadamente hay algo que no varía y que es insustituible; el capital humano.

Que tan valioso es ese trabajador que combina técnica con saber estar, que se informa, que invierte tiempo personal en mejorar, que ama lo que hace y tiene el don de seducir a sus clientes para que repitan y confíen en el.

En nuestra mano está el aprender a conservarlo, ya que solo un 20% de los que actualmente ejercen la profesión pertenecen a tan privilegiado ratio.

¿Dispuesto a revolucionar tu vida profesional?


Un pequeño paso es más valioso que el más grande de los pensamientos.

Un abrazo! Y a seguir creando y compartiendo!


4 comentarios:

  1. Que buena comunicadora eres, no ha sido pesado leer tu artículo, pues es lo que es, un extenso pero acertado análisis. Como consumidora que soy, he visto muchas de las causas, cambios y malas artes de.este.sector, una ciudad pequeña como la mía, al comienzo de ka crisis salieron como por arte.de magia muchos salones de.belleza, de todo tipo, mi peluquería cercana a la que he sido fiel 13 años ha ido cambiando y cayendo estrepitosamente siendo al principio de calidad, precio en consonancia al sitio y trabajo bien hecho, ya veía cada.tres meses cambio de personal, con rumores de.que pagaban mal y tarde y no un buen trato a la peluquera en prácticas, quisieron abrir una "fabrica" de peluqueros, que no pudieron realizar (venían de Barcelona y es lo que allí el marido estuvo haciendo) se puede decir que la ambición les arruinó, habrieron tres peluquerías más, más caro todo, mi peluquera la dueña, que me gustaba mucho su trabajo, siempre con el teléfono y dejando mi cabeza a.medias, me llevaba toooda la mañana estar allí o la tarde, ya prefería que me atendiera otra peluquera, la única que todavía sobrevive a tanto cambio. La ultima vez que fui, apenas habían clientas, y en el lavacabezas, comentaban las empleadas en voz baja (no tanto) que las clientas se iban a otras peluquerías a mitad de precio, de esto te cuento hace 4 años. Cerraron todas menos una muy pequeña que ha cambiado el nombre y la han puesto a nombre de su hija. Al final, era cara y mal servicio, en tiempo y en abuso de.precio, cada vez que iba me cobraba.más caro, cada.tres.meses. ahora tengo el pelo largo y voy cada 6 meses más o menos, pero no tengo fidelidad con ninguna, he ido al Corte Inglés que no suele haber gente, me fastidia perder la mañana. En estos cuatro años alguna de las peluquerías han cerrado, pero son las que más años llevaban abiertas, supongo que no invertían en formación. Mi hijo tiene un amigo que ha hecho un año en una academia, le cortaba el pelo, pero al final si quiere ir bien, se ha ido a un profesional. Los clientes queremos eso profesionales, atención y precios razonables. Siempre habrá lo barato, que a.muchos que no tienen medios les viene muy bien, tiene que haber para todos, pero en su justa medida. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras y por relatar tu experiencia!! Ojalá tuviera más seguidores que pudieran contar su visión como consumidores para que los compañeros se den cuenta de que es lo que se percibe de nosotros! Es muy necesario este ejercicio, sobretodo en el punto en el que hemos llegado.
      Un abrazo gigante y que ganas que tengo de verteeeeee!!

      Eliminar
  2. Muchas gracias Erika , eres una Wikipedia de la peluquería! Me encanta leerte, y no puedes ni imaginar lo mucho que aportas a esta profesión. Y muchísimas gracias a Beatriz por contar su experiencia, sin este tipo de opiniones no sería posible mejora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, muchas gracias Carmen! por todo! lo de la wikipedia me ha encantado, pero lo cierto es que aún tengo mucho que aprender y la uso un montón cuando tengo dudas! Un abrazo!

      Eliminar